viernes, 12 de agosto de 2016

Monterosso al Mare, el pueblo más occidental de las Cinco Tierras

Reparado por colinas labradas a viña y a olivo, Monterosso tiene estupendas playas, arrecifes a pique y aguas cristalinas. 

La torre Aurora, sobre la colina de San Cristoforo, separa el casco antiguo medieval, desarrollado a lo largo de las orillas del arroyo Manada, ahora cubierto, del pueblo aquel moderno y residencial, que se extiende a lo largo de la playa. Monterosso Viejo es dominado por la mole de los restos del castillo a desplomo sobre el mar y las típicos casas torre, atravesadas por estrechos “carruggi”, pequeñas callejuelas medievales y disfrute un buen vino di “Sciacchetrá”, un vino típico del pueblo de excelente calidad.



En la iglesia de San Francesco se conservan importantes obras como la Crucifixión, atribuida a Van Dyck. En el siglo XVI Monterosso estaba ceñido por trece torres, de la cuales sólo quedan la rotunda en el castillo, la torre medieval, hoy campanario de la iglesia de San Giovanni y la torre Aurora.

La playa de Monterosso es la más extensa de las Cinco Tierras y por tanto el pueblo tiene una vocación puramente turística. Monterosso tiene la mayor receptividad hotelera de las Cinco Tierras.
La estatua “Il Gigante”: es el símbolo de Monterosso, ubicado en la parte moderna del pueblo, es una estatua imponente que representa al dios de los mares Neptuno, realizada en el año 1910 por el arquitecto Levacher y el escultor Minerbi.
La casa de Eugenio Montale, Premio Nobel de la literatura en 1975, que aunque no se puede visitar (es una casa privada) es bellísima para observarla desde el exterior.
La Torre Aurora: construida en el siglo XVI para prevenir ataques barbaros, la loma en que se encuentra la torre divide a Monterosso en dos partes: la parte vieja con la moderna. Las vistas desde aquí son bellísimas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada