martes, 16 de octubre de 2018

"El se enamoró de sus flores, no de sus raíces, y cuando llegó el otoño no supo qué hacer."

lunes, 15 de octubre de 2018

Eduardo Galeano

"Siempre fui caminante. Caminé por todas partes, y eso me enseñó a vivir y a escribir.
Todos tenemos algún vidrio roto en el alma, que lastima y hace sangrar, aunque sea un poquito. Entonces, al escribir, siento que puedo sacar un poco de esos vidrios fuera de mí. Al ponerlos en un papel, ya no me dañan.”

chris rea - just wanna be with you

domingo, 14 de octubre de 2018

"Si en algún momento se te cruza alguien que te sacude el alma; agarra su mano, abrázate a sus besos, empápate en su tiempo. Aunque sea por un ratito, esos que duran toda una vida."
Brando, Pensamientos de Luc.

sábado, 13 de octubre de 2018

Franz Kafka

"Al creer apasionadamente en algo que todavía no existe, lo creamos. Lo inexistente es todo lo que no hemos deseado lo suficiente." 
Franz Kafka

viernes, 12 de octubre de 2018

Ezra Poud

… al alba yace ella junto a mí…”
EP

“En una estación del metro”

La aparición de estas caras en la multitud;
Pétalos en una rama negro mojado.
1912
Ezra Poud
Poema en inglés:
“In a Station of the Metro”
The apparition of these faces in the crowd;
Petals on a wet, black bough.
1912
Ezra Poud
Este es un poema imaginario de Ezra Pound que fue publicado en 1913 en la revista literaria Poetry.
En el poema, el poeta describe un momento en la estación de metro de París en 1912.
En estos dos versos Pound sugirió que las caras de los individuos en el metro se ponían mejor en un poema, no con una descripción sino con una “ecuación”. 
Debido al tratamiento de la apariencia del sujeto a través de la propia visualidad del poema, se considera un texto Imagist por excelencia.
Fue reimpreso en la colección Lustra de Pound en 1917, y nuevamente en la antología de 1926 “Personae: The Collected Poems of Ezra Pound” , que recopiló sus primeras obras prehispánicas, de Selwyn Mauberley .
Nació en Idaho, EE.UU, el 30 de octubre de 1885.
Poeta, ensayista, músico y crítico, perteneciente a la “Lost Generation” (Generación perdida).
Fue un ferviente seguidor de Benito Mussolini y fue duramente criticado por su antisemitismo.
En 1945, tras la guerra, fue juzgado y condenado por traición en EEUU, por servir propagandísticamente a la dictadura de Benito Mussolini. Gracias a la intermediación de varias figuras del mundo de la cultura, consiguió que se le declarara loco y fuera internado en un psiquiátrico, donde permaneció durante doce años de 1946 a 1958.
En 1958 volvió a Italia, donde permaneció hasta su muerte.
Fue central su papel en la revolución poética de su tiempo, “The Cantos” fue decisivo en la obra de Allen Ginsberg y el resto de la Generación Beat.
Desde su labor de crítico y productor, ayudó a W.B. Yeats, T.S. Eliot, a James Joyce, Wyndham Lewis, Robert Frost, William c. Williams, y Ernest Hemingway, entre otros.
Murió en Venecia, Italia, el 1 de noviembre de 1972.

martes, 9 de octubre de 2018

Como pájaros perdidos, Jaime Sabines

Arte:  "Pájaros perdidos", Orlando Mellado (Chile)

“Como pájaros perdidos”

I
La canción no es el canto. Al canto lo conocen los mudos.
II
Creíste que podrías burlar a tu destino? El mar arroja los ahogados prematuros y la muerte no abre sus puertas sino a la hora precisa.
Tu cadáver te ha de alcanzar, no tengas cuidado.
III
Tengo hambre. Es necesario que me ponga a ayunar.
IV
No te deseo nada para lo porvenir. Deseo que puedas hacerte un pasado feliz.
VI
La mujer no es una serpiente ni es una flor. No tiene leche debajo de la lengua, ni miel, ni nada: tiene saliva. La mujer es, afortunadamente, todo lo que quieras darle
VII
Te dicen descuidado por que están acostumbrados a los jardines, no a la selva.
VIII
Empieza a caminar. Todo es cuestión de que empieces a caminar. Levántate. ¿Qué muro podrá detener al paralítico, qué abismo?
IX.
En la tarde quieta las sombras de los árboles juegan a esconderse. En mi corazón juegan las penas, los sueños, los deseos.
X
Se tiró a bucear en lo profundo del lago y andaba a tientas entre las algas y los peces, mientras arriba el viento, cómplice del sol, se llevaba doradas monedas hacia el campo.
XI
¡Qué hermosa es la vida! ¡Cómo nos despoja todos los días, cómo nos arruina implacablemente, cómo nos enriquece sin cesar!
XII
El secreto de Dios:
Acercó sus labios a mi oído
y no me dijo nada.
XIII
Por el ojo de la llave no vas a ver nada en el cuarto a oscuras. Tira la puerta!
XIV
El piquete de una mariposa es más peligroso, mucho más que el de una víbora.
XV
¿Cómo se escribe agua? Se debería escribir haguah, jáguaj… como el que tiene sed.
XVI
Estoy harto de los poetas y de las quinceañeras. Siempre están ensayando su vals de presentación en sociedad.
XVII
El ratón se quejaba en su agujero: No me importa comer trigo, migajas de pan o granos de maíz lo que no soporto del mundo es esta opresión y esta oscuridad.
XIX
Como ahora no hay maestros ni alumnos, el alumno preguntó a la pared: ¿qué es la sabiduría? Y la pared se hizo transparente.
XX
Me habló de la marihuana, de la heroína, de los hongos, de la llaguasa.
Por medio de las drogas llegaba a Dios,
se hacía perfecto, desaparecía.
Pero yo prefiero mis viejos alucinantes: la soledad, el amor, la muerte.
XXI
En el capullo de tu ausencia crece mi corazón. Larva de ti?
XXII
El secreto de Dios:
acercó sus labios a mi oído
y no me dijo nada.
XXXIII
Me gustaría ser “jet-set”. Tener una fortuna de veinte mil millones de dólares, yates y palacios, aviones, servidumbres, no hacer nada. Ir de un lado a otro, comprar caballos y pinturas, poetas y jardines, baratijas, museos y danzantes y bahías, ¡Arder, arder, brillar con luz propia, ser uno mismo!
XXIV
El joven artista revolucionario quería, con toda el alma, asustar al burgués.
El joven artista revolucionario vive asustado para siempre por el burgués.
XXV
Con el calor han reventado las moscas. Hay un zumbido de pétalos negros, insistentes picaduras al aire, pieles enmelazadas, horas lentas y torpes en el mismo lugar. Las moscas dan calor, gotas negras y quietas de calor. Entre miles de patas revienta el calor.
XXVI
Se puso a desprender, una tras otra las capas de la cebolla, y decía: He de encontrar la verdadera cebolla, he de encontrarla!
XXVII
¡Qué hermosa es la página de papel en blanco! Es como una mujer desnuda esperándonos. Hay una invitación, una petición, una urgencia, una llamada del destino. Todo acto de amor es una escritura permanente.
XXIX
Cada amanecer doy las gracias por haber sobrevivido a la noche.
Cada anochecer doy las gracias por haber sobrevivido al día.
(Debería dar la gracias, es cierto, por sobrevivirme a mí mismo.)
XXXI
Debí haberte encontrado diez años antes o diez años después.
Pero llegaste a tiempo.
Antes, me hubiera gustado conocerte con libertad, sin restricciones.
Sin límites ni complejos.
Después, con calma y serenidad, con paciencia y el tiempo que me permite la experiencia.
Te conocí a tiempo, a tiempo de encontrarte, para saber que existías, para llenar mis ojos y mi boca de tu sabor.
Para encontrarnos en el mismo tiempo y espacio.
Para disfrutarte y que me disfrutes,
Para tocarte y que me toques.
Para que supieras que yo estaba aquí para que me tomaras.
Y que me dejaras tomarte a ti.
No fuiste antes ni después, fuiste a tiempo.
A tiempo para que me enamorara de ti.
XXXIII
Derribé la pared más oculta de tu alma y fui a dar al patio de un alma vecina. Derribé otras paredes y siempre encontré acute; con que detrás de un alma hay otras, muchas almas. Por eso pienso que las almas no existen.
XXIV
Hay una naturaleza muerta en las calles. El buen pintor de lo inanimado no pinta frutas sobre una mesa, pinta una bandera y una muchedumbre.
XXXVI
La policía irrumpió en la casa y atrapó a los participantes de aquella fiesta. Se los llevó a la cárcel por lujurioso y perversos. Era natural. La policía no puede irrumpir en las calles y acabar con otros escándalos, como el de la miseria.
XXXVII
Cual es la diferencia entre los dos o tres días de la mosca y los doscientos años de la tortuga?
XXXVIII
El infame despertador, estrellado sobre la pared, hecho pedazos, repiquetea todavía, brinca de un lado a otro, gozoso, perverso, vengativo.
Jaime Sabines
“Recuento de Poemas – 1950-1993”

lunes, 8 de octubre de 2018

"A veces tengo la sensación de que la naturaleza conoce mis estados de ánimo...
Hay mares que reflejan mis inquietudes, amaneceres donde brillan mis esperanzas y atardeceres que abrazan mi tranquilidad."

Antonio Curnetta

domingo, 7 de octubre de 2018

LA VIDA IRREPETIBLE, Hamlet Lima Quintana


De aquí para adelante
Habrá que estar atento,
No perder ni un momento
Ni un día ni un instante.
Lo de ayer no es bastante,
Ha sido un buen intento.
La historia repetida
Construye lo terrible,
Es un cerco temible
De angustia compartida.
Siempre ha sido la vida
Un acto irrepetible.
Por eso el pensamiento
Debe andar más a prisa,
Defender la sonrisa,
Cuidar los elementos
Sin complicar los cuentos
Ni el alma de la risa.
Y si la vida pasa
Con repetir los días,
Cambiar las melodías
Los cantos, la argamasa
para una nueva casa
con su milagrería.
Porque me he dado cuenta
Que todo es previsible,
Lo incierto o lo posible,
El hijo y la placenta.
Porque la vida inventa,
Pero es irrepetible.

sábado, 6 de octubre de 2018

Elise Cowen

Nació en Washington HeightsManhattan, el 31 de julio de 1933. Una chica americana que fue rebelde en tiempos en que ser rebelde no era permitido y mucho menos, siendo mujer. Una vida complicada, existencia llena de vacíos y baches, Elise sufrió de depresión durante la mayor parte de su vida. Depresión causada por la presión de su familia, de donde se escapaba frecuentemente para reunirse con los jóvenes artistas de esa zona de la ciudad a la que sus padres siempre le prohibieron acercarse. Amiga cercana de Joyce Johnson en los primeros años 50, Elise comenzó a escribir poesía desde muy joven, influenciada por sus amigos beats y la obra de Emily DickinsonT.S. Elliot , Ezra Pound y Dylan ThomasJoyce empezó a salir con Kerouac Elise conoció a sus compañeros de fiesta y literatura. 

En ese período conoció a Ginsberg por medio del profesor de filosofía Donald Cook. Ambos tenían un amigo en común, Carl Salomon, a quien conocieron mientras pasaban un tiempo en un hospital psiquiátrico. Elise Allen mantuvieron una relación romántica durante la primavera y el verano de 1953. Sin embargo, al cabo de un año, Ginsberg se enamora de Peter Orlovsky, su eventual compañero de vida. A pesar de esto, Cowen se mantuvo perdidamente enamorada de Ginsberg el resto de su vida. Eran los años en que Allen aún iba y venía de una etérea heterosexualidad —aun pensando que su homosexualidad era un desorden psíquico—, Eliseescribió para él y para ella. Para sus propios demonios. Sin poder comprender por qué Allenpasaba de ser su “novio” a ser su hermano gemelo y dejaba de escribirle o llamarle durante periodos largos. 

Los conflictos de Elise se volvieron cada vez mayores. Desaparecía por periodos largos de tiempo, provocando que sus amigos la buscaran en hospitales y morgues. Vivió con artistas que no le dieron una buena vida. Quizá porque ella pensaba que probablemente no se la merecía.



En febrero de 1956, ella y su amante Sheila se mudaron a un apartamento con Ginsberg Orlovsky. En aquel momento, Cowen trabajaba como mecanógrafa para la policía, pero más tarde fue despedida. Después se mudó a San Francisco, y, finalmente, a Manhattan.

Pero los problemas psicológicos comienzan a afectar a Elisa. Cada vez son más graves y acentuados y con el tiempo tiene que ser admitida en el Hospital Bellevue para obtener un tratamiento contra la hepatitis y la psicosis. Ella se opuso y regresó a casa de sus padres. Es allí desde donde el 27 de febrero de 1962 dejó de resistir y se arrojó desde el séptimo piso, en el piso de sus padres en Bennett Avenue. Tenía 28 años.

Después de su muerte, la mayor parte de sus escritos fueron destruidos por los vecinos de sus padres como un favor a los padres, que estaban incómodos con las representaciones de la sexualidad y el consumo de drogas en los poemas de Cowen. Sin embargo, Leo Skir, un amigo cercano, tenía 83 de sus poemas en su poder al momento de su muerte, y se encargó de la publicación de varios en revistas literarias prominentes de la década de 1960, incluyendo Luces de la ciudadJournal, El Corno emplumado, Vete a la mierdaRevista de las ArtesLa escalera y Las cosas . Una biografía corta y varios de sus poemas se incluyen en Las mujeres de la Generación Beat: escritores, artistas y musas en el corazón de una revolución, editado por Brenda Knight. Varios de sus poemas aparecen también en A Different Beat: escritos de mujeres de la Generación Beat, editado por Richard PeabodyCowen ocupa un lugar destacado en la memoria de Joyce JohnsonPersonajes secundarios, y en la novela de Johnson (como el personaje Kay), Ven y únete a la Danza.

Elise Cowen, aunque muerta está viva en las páginas de Joyce Johnson Personajes secundariosy en la memoria de muchos de los sobrevivientes de la generación beat que marcó para siempre con su generosa amistad con Janine Pommy Vega con quien Elise vivió por un tiempo, dice, "sigo pensando en ella todos los días. Ella es la persona más inteligente que conozco".


Se cree que este fue el último poema que escribió poco antes de suicidarse:


Sin amor 
Sin compasión 
Sin inteligencia 
Sin belleza 
Sin humildad 
Veintisiete años son suficientes 
Madre - demasiado tarde - años de locura - Lo siento 
Papá - ¿Qué pasó? 
Allen - Lo siento 
Peter- Santa Rosa Juventud 
Betty - Tanta valentía femenina 
Keith - Gracias 
Joyce - Chica hermosa 
Howard – Nene, cuídate 
Leo - Abrir las ventanas y Shalom
Carol - Deja que suceda
¡Déjenme salir ahora por favor! 
Por favor, déjame entrar 

Arte: Dominique Fortin

jueves, 4 de octubre de 2018

ESTANDO VACÍO - Osho

Estando vacío, comprenderás; no hay otra forma de comprender. Lo que quieras comprender, se eso, porque esa es la única forma de alcanzarlo. Intenta ser un hombre ordinario, nadie, sin nombre, sin identidad, sin nada que exigir, sin ningún poder que forzar sobre los demás, sin ningún esfuerzo por dominar, sin ningún deseo de poseer, tan sólo siendo una no entidad. Inténtalo, ¡y mira lo poderoso que te vuelves! ¡Qué lleno de energía y qué rebosante! Tan poderoso que puedes compartir tu poder. Tan lleno de dicha que puedes dársela a muchos, a millones. Y cuanto más das, más te enriqueces. Cuanto más compartes, más creces. Te conviertes en una corriente.