domingo, 27 de septiembre de 2015

Espectáculo astronómico: esta noche se producirá el supereclipse lunar

El fenómeno, que no se repetirá hasta 2033, se verá a simple vista en todo el continente americano; el satélite natural estará en el punto más cercano de su órbita en torno a la Tierra, es decir, el perigeo, y se "teñirá" de un color rojizo.


Por una singular conjunción astronómica, esta noche tendremos la oportunidad de percibir en toda su plenitud la danza de las esferas celestes. Comenzando a las 21.11, se producirá un eclipse total de Luna. "Esto no tendría nada de raro, todos los años hay uno o dos –dice Diego Bagú, director de gestión del Planetario de La Plata–. Lo singular de éste es que justo se da cuando la Luna está en el punto más cercano de su órbita en torno de la Tierra (perigeo), algo que nos permite verla alrededor de un 14% más grande. Da la casualidad de que este eclipse total de Luna coincide con el perigeo, una circunstancia que se da pocas veces. Va a ser muy lindo de ver, especialmente si uno tiene la posibilidad de alejarse de la ciudad y observarlo en una zona donde se advierta el horizonte."
Este tipo de eclipse se produce cuando el Sol, la Tierra y la Luna quedan exactamente alineados y esta última ingresa en el cono de sombra de la Tierra. Pero la unión de una "súperluna" con un eclipse total es un fenómeno infrecuente: en el último siglo se produjeron sólo cinco. Para ver algo similar habrá que esperar hasta 2033.
El efecto visual de la "súperluna" se debe a que su órbita no es circular, sino elíptica (como una circunferencia achatada); es decir, que su distancia de la Tierra varía entre un máximo de 406.700 km (apogeo) y un mínimo de 356.400 km (perigeo). De las 12 o 13 posibles, todos los años suelen ocurrir entre tres y cinco súperlunas. El año pasado se produjeron cinco, igual que éste. En 2016 habrá cuatro y se calcula que la mayor súperluna de este siglo será el 6 de diciembre de 2052, a una distancia de 356.429 km.
Este tipo de eclipse se produce cuando el Sol, la Tierra y la Luna quedan exactamente alineados y esta última ingresa en el cono de sombra de la Tierra. Pero la unión de una "súperluna" con un eclipse total es un fenómeno infrecuente: en el último siglo se produjeron sólo cinco. Para ver algo similar habrá que esperar hasta 2033.
El efecto visual de la "súperluna" se debe a que su órbita no es circular, sino elíptica (como una circunferencia achatada); es decir, que su distancia de la Tierra varía entre un máximo de 406.700 km (apogeo) y un mínimo de 356.400 km (perigeo). De las 12 o 13 posibles, todos los años suelen ocurrir entre tres y cinco súperlunas. El año pasado se produjeron cinco, igual que éste. En 2016 habrá cuatro y se calcula que la mayor súperluna de este siglo será el 6 de diciembre de 2052, a una distancia de 356.429 km.
"Durante un eclipse lunar, la atmósfera terrestre (y fundamentalmente su capa más baja y densa, la tropósfera) refracta algo de luz solar hacia el interior del cono de sombra –informa el Planetario de Buenos Aires–. Y es justamente esa débil luz la que salva a la Luna de lo que, de otro modo, sería una oscuridad absoluta. Como la mayor parte de esa luz refractada corresponde a las longitudes de onda del rojo y el naranja, durante la ‹‹totalidad››, la Luna se ‹‹tiñe›› de bonitos tonos rojizos y anaranjados."
"Se trata de un efecto físico –agrega Bagú–: lo que ocurre es que cuando la luz atraviesa la atmósfera, ésta dispersa mucho más la luz azul que la roja. La atmósfera actúa como un filtro y la que sigue camino a la Luna es primordialmente la luz roja, por eso se ve de color rojizo. Es algo similar a lo que ocurre en los atardeceres y amaneceres."
Este eclipse total de Luna es el segundo de 2015, y el último de una serie de cuatro que se registraron el 15 de abril y el 8 de octubre de 2014, y el 4 de abril de este año. Aunque puede mirarse a través de binoculares o telescopios, los especialistas aconsejan mirarlo "a ojo desnudo".
Poco antes de la medianoche (a las 23.11), la súper súperluna se zambullirá totalmente en la sombra de la Tierra, y esa será la etapa más vistosa de todo el espectáculo espacial porque lejos de desaparecer se tornará rojiza. De punta a punta, el eclipse durará alrededor de tres horas.
"La Luna sobre el horizonte siempre parece más grande. Es una ilusión óptica, porque uno tiene objetos terrestres para comparar, como por ejemplo un edificio –explica Bagú–. Pero en este caso va a ser efectivamente más grande. Será un espectáculo hermoso."
Los astrónomos subrayan que, aunque muchas veces se teme que ocurran sucesos extraños por los eclipses, éstos no tienen ningún efecto físico sobre las personas ni sobre la naturaleza terrestre. "No tiene nada que ver con la sangre, ni con el Apocalipsis", escribe Abramson.
"Algunas personas se asustan y es bueno que tengan la información correcta", coincide Leiva. Y se prepara para esta noche que, en todos los observatorios y planetarios del país, será una fiesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada