viernes, 21 de agosto de 2015

PROFECÍAS INCAS

“TARYPAY PACHA” EDAD DORADA. EPOCA DEL REECUENTRO CON NOSOTROS MISMOS

   Según la profecía andina, desde aproximadamente el 1º de Agosto de 1990 hasta el 1º de Agosto de 1993 el mundo experimentó un Pachacuti o Pachacutec de Luz que significa la abolición del tiempo y el espacio. La palabra “Pachacakuti” procede del nombre del noveno Inka Pachacutec, que fue en buena medida responsable de la construcción del gran Imperio Inka, por cuanto amplió sus dominios conquistando los terrenos que integran hoy en día la zona de Colombia y parte de Chile.
   En la tradición profética el término “pachacuti” se aplica a la transformación cósmica. Este movimiento de  energía, de conciencia, surca todos nuestros conceptos en cuento a tiempo,  espacio y de interconexión  con la gran red del ser.
   Según la profecía andina este reordenamiento cósmico tuvo lugar a principios de la década del 90 y marcó el comienzo de los años de formación del legendario TARIPAY PACHA, la época del reencuentro con nosotros mismos. Este período inicial duro 7 años, durante este período la conciencia humana tuvo la posibilidad de evolucionar. Esto se manifestó a través del desarrollo de nuestra intuición y la posibilidad de desarrollar poderes curativos, señal del quinto nivel del sagrado sacerdocio andino equiparable con el concepto de quinto nivel de evolución de los Hopis y los Mayas. 
   Este fue un nuevo ciclo histórico que marcó el comienzo de la formación de una nueva clase de ser humano, es así como empezamos a restar importancia al plano físico para darle lugar al espiritual, convirtiéndonos así en seres ligeros, verdaderos hijos del sol.
   Tras este período de 7 años que llegó hasta el año 2000, señalando el cambio de milenio, sobreviene otro período de  12 años, el cual estamos transitando y la humanidad seguirá madurando y evolucionando aun mas a una época de renovación espiritual, armonía y vuelta al reino de la naturaleza. En este período se manifestará la aparición de los gobernantes sabios, el SAPA INKA, que significa único señor o supremo gobernante y COYA, su equivalente femenino. Ésta es una pareja espiritual sabia de sexto nivel de conciencia, se los reconoce porque sus cuerpos físicos están envueltos en un aura de color blanca o dorada y se ocuparán de preparar el terreno para la aparición del sexto nivel de desarrollo humano. Toda la humanidad debe ayudar y contribuir para que suceda esta transformación cósmica en la conciencia colectiva. Cualquier individuo este donde este y pertenezca a la tradición espiritual que pertenezca, posibilitará con su propia evolución a que se produzca el cambio de conciencia colectiva. La profecía indica que las personas de quinto y sexto nivel de evolución, no necesariamente deberán ser pacos andinos, ni ser parte integrante del sacerdocio Inka, no importa cual sea su etnia , raza, cultura o religión.
   Una vez que se haya manifestado el sexto nivel en la tierra se desarrollará la EDAD DORADA del TARIPAY PACHA, a partir del ano 2012, manifestándose la ciudad intraterrena de PAYTITI, donde estará aguardando INKARRI, el místico primer Inka, entonces será posible el séptimo nivel, el nivel de la divinidad o supremo príncipe creador. Durante el TARIPAY PACHA se volverá a tejer una compleja red de interacciones entre lo humano y lo no humano, lo físico y lo metafísico, lo natural y lo sobrenatural, interacciones que antiguamente, en épocas remotas de la historia, constituían el estado habitual del ser. Por consiguiente el TARIPAY PACHA no es tanto la creación de una forma nueva sino el recuerdo de una forma antigua, cuando vivíamos en sincronía con el ritmo natural del cosmos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada