miércoles, 5 de agosto de 2015

Chemamulles, gente de madera

Los chemamüll o chemamull (del mapudungunche, persona y mamüll, madera, persona de madera) son estatuas mapuches de madera. Se utilizan en ritos funerarios.
Chemamulles, Mapuche Culture, Museo Chileno de Arte Precolombino. (Mapuche 2009:)

Los chemamüll son estatuas talladas en madera de gran altura (más 2 metros) que representan el cuerpo y cabeza de una persona con rasgos estilizados. Loschemamüll representan tanto a hombres como a mujeres. Las maderas utilizadas para estas esculturas son la de roble pellín, que tiene mucha resistencia, y la de laurel. La textura de la estatua es la de una madera tallada de forma irregular.

Los chemamull, junto con los kemu-kemu, corresponden a las primeras esculturas mapuches, anteriores a la llegada de los españoles, que eran utilizados para los ritos funerarios, al modo de las cruces cristianas. De acuerdo con testimonios en libros, los chemamull ayudaban al alma del difunto a poder llegar a su destino final, para reunirse con los antepasados. Esta escultura permanecía junto al difunto durante el velorio y luego era erigida junto o sobre el difunto. 
Hasta principios del siglo XX, los mapuches utilizaban los chemamull como uno de los componentes esenciales de los ritos realizados durante el kurikawin o velorio de sus muertos. Estas enormes estatuas de madera se colocaban junto al difunto, mientras una larga lista de parientes y personalidades pronunciaba discursos alabando al muerto y recordando sus mayores logros. En la etapa final de la ceremonia, el chemamull era erigido junto a la tumba para señalar el lugar donde permanecería el cuerpo.
Estos ritos debían realizarse siguiendo estrictamente las tradiciones, ya que un funeral descuidado podía significar que el espíritu del difunto, en vez de convertirse en un antepasado que velaba por sus deudos, fuera capturado por algún brujo y convertido en un espíritu maligno.
Para la creación de un chemamull, los antiguos talladores mapuche utilizaban hachas, hachuelas o rocas. Era un trabajo arduo que se llevaba a cabo en troncos completos, pues no se contaba con las tecnologías de la actualidad. Esto denota el tiempo que tenían los antiguos para dedicarle a una pieza, que era muchísimo más que una escultura o un trabajo, ya que era arte, que manifestaba gran parte del pensamiento mapuche.
Corren historias de que en un principio estas esculturas eran numerosas y abundaban en la Araucanía, a la llegada de los españoles. Sin embargo, las esculturas comenzaron a ser quemadas, pues se las consideraba idolatría. Corren numerosas historias como que por ejemplo se vieron pasar, más de una vez, carretas llenas de tótems, los cuales era vendidos y luego utilizados como leña en pueblos. Otra teoría es que numerosos tótem fueron quemados en las ´´limpias´´, que se hacían para poder cultivar, claro que quemando la tierra primero.
El principal escultor mapuche, que reproduce tanto kemu-kemus, rehues, chemamull, kollones y diversas esculturas mapuches en Santiago, es Antonio Paillafil, quien reparte esculturas principalmente en Artesanías de Chile. Trabaja principalmente en la casa de la cultura de San Bernardo, Santiago.

De acuerdo con ciertas fuentes en internet, el término chemamüll sería incorrecto, pues significaría gente de madera. El término original es Chelmamüll o figura humana de madera. De acuerdo con Fernando Zúñiga, en su libro Mapudungun El habla Mapuche"chemamüll denota una estatua de madera (es decir, la imagen de una persona)"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada