jueves, 4 de junio de 2015

Las puertas al mundo del Yo salvaje son pocas pero preciosas. Si tienes una cicatriz profunda, es una puerta. Si tienes una vieja historia, es una puerta. Si te gusta el cielo y el agua tanto que casi no puedes soportarlo, es una puerta. Si anhelas una vida más profunda, una vida plena, una vida sana, es una puerta.
Clarissa Pinkola Estes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada