miércoles, 3 de agosto de 2011

El perdón a ti mismo, no es un acto de contrición o penitencia. Es un acercamiento profundo y radical para soltar las tensiones y problemas y preocupaciones. Cuando mantienes un juicio en contra de otra persona, lo retienes dentro de tu propio cuerpo. Es mucho más fácil soltar y perdonarte. 
John-Roger con Paul Kaye

No hay comentarios:

Publicar un comentario