martes, 15 de noviembre de 2016

ShiCheng, la ciudad sumergida en China

El lago de las Mil Islas, al este de China, esconde en sus profundidades las ruinas de las antiguas ciudades y pueblos que formaron parte de los condados de Chun'an y Sui'an


Al este de China se localiza el lago Qiandao o embalse del río Xin'an, un gran lago artificial conocido entre otras cosas por la calidad de sus aguas, con las que se produce agua mineral y cerveza. También se conoce como el lago de las Mil Islas, aunque hace más de 50 años estos mil islotes no eran más que las cimas de unas montañas. En 1957, el gobierno chino decidió sumergir este territorio para construir una central hidroeléctrica que pudiera abastecer a metrópolis como Shanghái y Hangzhóu, pero hoy ya no se produce energía y el lago se ha convertido en un destino turístico muy popular en China. Bajo las aguas del lago Qiandao se esconden, como vestigios fantasmales del pasado, las ruinas de las antiguas ciudades y poblados que formaron parte de los condados de Chun'an y Sui'an, creados a comienzos del siglo III bajo el dominio de Sun Quan, fundador del reino de Wu.

En 2009, un equipo de arqueología subacuática de la revista Chinese National Geography, similar a National Geographic, realizó una inmersión en el lago con el fin de explorar la ciudad sumergida de Shicheng, un topónimo que procede de la montaña de los Cinco Leones, situada al norte del antiguo condado de Sui'an. Al pie de esta montaña se instaló el centro político, económico y cultural del condado de Sui'an, desde el año 621, durante la dinastía Tang, hasta 1959, cuando el área fue definitivamente inundada. En China Scenic, la edición en inglés de Chinese National Geography, se puede leer gratuitamente hasta diciembre un extenso artículo sobre esta milenaria ciudad que incluye fantásticas imágenes subacuáticas.

El equipo de buzos optó por explorar la ciudad de Shicheng debido a su importancia histórica y porque permaneció prácticamente íntegra durante su inundación. La inmersión se realizó en invierno para evitar la proliferación de algas durante el verano y obtener así una mejor visibilidad. La temperatura anual del agua, entre los 10 y 20 grados centígrados, ha contribuido a conservar las ruinas en un estado asombroso. Shicheng fue antaño una floreciente ciudad comercial, monumental y bulliciosa, convertida ahora en un lugar sombrío y desolado perdido en las profundidades del lago. Pero sus espléndidos edificios siguen ahí, ajenos al paso del tiempo. ¡Hay un enorme arco! ¡Es un arco de la dinastía Qing que conmemoraba la castidad, hecho con ladrillo y piedra! ¡También hay una puerta de entrada a la ciudad!, exclamó el fotógrafo subacuático Wu Lixin nada más salir a la superficie. Sobre una sección del arco todavía se alzaban los restos marchitos de un arbolillo que resistió a la inundación. Entre el agua turbia también aparecieron unas magníficas figuras talladas sobre el muro: un dragón enroscado, aves mitológicas y un quilin (una criatura híbrida); también pergaminos, libros y pabellones. Sobre los muros hallaron inscripciones en chino que hacían referencia a las normas de conducta que debían seguir las mujeres en la China feudal. Los buzos avanzaron a continuación por una zona vacía hasta llegar a un conglomerado de viviendas, muy pocas de las cuales conservaban el techo. Eran como filas de cajas de zapatos abiertas, explica Li Jiafan, otro de los buzos.

Tong Chanfu, un funcionario local de Hangzhou, explica que el condado de Chun'an fue sumergido precipitadamente y sus habitantes no tuvieron tiempo de retirar todas sus pertenencias. Si bajamos el nivel del agua unos 30 metros, la ciudad sumergida no sólo verá la luz del día, sino que Shicheng se revelará al mundo como un nuevo Machu Picchu, comenta. La aspiración de Tong Chanfu es muy ambiciosa y emocionante, pero ¿qué le ocurriría a esta ciudad de piedra y madera tras permanecer aislada bajo el agua durante cinco décadas si de repente quedara expuesta al aire?, reflexiona el artículo. La ciudad de Shicheng y todo el misterio que la envuelve permanecerán ocultos por muchos años en el fondo del pantano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada