domingo, 27 de noviembre de 2016

José Saramago

"No hablamos mucho. Noté que sus silencios (y, en consecuencia, nuestros silencios) no son embarazosos: son sólo un tiempo diferente entre el tiempo de las palabras. Creo que es posible estar largo tiempo callado al lado de ella y que ese silencio sea otra forma de continuar el diálogo".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada