jueves, 11 de agosto de 2016

Versiones de "AUSENCIA"

AUSENCIA  de Vinicius de Moraes


Dejaré que muera en mí el deseo 

de amar tus ojos dulces,
porque nada te podré dar sino la pena 
de verme eternamente exhausto.
No obstante, tu presencia es algo 
como la luz y la vida.
Siento que en mi gesto está tu gesto 
y en mi voz tu voz.
No quiero tenerte porque en mi ser 
todo estará terminado.
Sólo quiero que surjas en mí 
como la fe en los desesperados,
para que yo pueda llevar una gota de rocío 
en esta tierra maldita
que se quedó en mi carne 
como un estigma del pasado.
Me quedaré... tu te irás, 
apoyarás tu rostro en otro rostro,
tus dedos enlazarán otros dedos 
y te desplegarás en la madrugada,
pero no sabrás que fui yo quien te logró, 
porque yo fui el amigo más íntimo de la noche,
porque apoyé mi rostro en el rostro de la noche 
y escuché tus palabras amorosas,
porque mis dedos enlazaron los dedos 
en la niebla suspendidos en el espacio 
y acerqué a mí la misteriosa esencia 
de tu abandono desordenado.
Me quedaré solo como los veleros 
en los puertos silenciosos.
Pero te poseeré más que nadie 
porque podré irme
y todos los lamentos del mar, 
del viento, del cielo, de las aves, 
de las estrellas, serán tu voz presente, 
tu voz ausente, tu voz sosegada.



Traducción: Mariano Ramos






AUSENCIA de Jorge Luis Borges

Habré de levantar la vasta vida 
que aún ahora es tu espejo: 
cada mañana habré de reconstruirla. 
Desde que te alejaste, 
cuántos lugares se han tornado vanos 
y sin sentido, iguales 
a luces en el día. 
Tardes que fueron nicho de tu imagen, 
músicas en que siempre me aguardabas, 
palabras de aquel tiempo, 
yo tendré que quebrarlas con mis manos. 
¿En qué hondonada esconderé mi alma 
para que no vea tu ausencia 
que como un sol terrible, sin ocaso, 
brilla definitiva y despiadada? 
Tu ausencia me rodea 
como la cuerda a la garganta, 
el mar al que se hunde.







AUSENCIA  de Pablo Neruda





Apenas te he dejado,
vas en mí, cristalina
o temblorosa,
o inquieta, herida por mí mismo
o colmada de amor, como cuando tus ojos
se cierran sobre el don de la vida
que sin cesar te entrego.

Amor mío,
nos hemos encontrado
sedientos y nos hemos
bebido todo el agua y la sangre,
nos encontramos
con hambre
y nos mordimos
como el fuego muerde,
dejándonos heridas.

Pero espérame,
guárdame tu dulzura.
Yo te daré también
una rosa.




AUSENCIA  de Gabriela Mistral



Se va de tì mi cuerpo gota a gota.
Se va mi cara en un òleo sordo;
Se van mis manos en azogue suelto;
Se van mis pies en dos tiempos de polvo.


! Se te va todo, se nos va todo !
Se va mi voz, que te hacìa campana
cerrada a cuanto no somos nosotros.
Se van mis gestos, que se devanaban,
en lanzaderas, delante de tus ojos.
Y se te va la mirada que entrega,
cuando te mira, el enebro y el olmo.


Me voy de tì con tus mismos alientos:
Como humedad de tu cuerpo evaporo.
Me voy de tì con vigilia y con sueño,
y en tu recuerdo màs fiel ya me borro.
Y en tu memoria me vuelvo como esos
que no nacieron ni en llanos ni en sotos.


Sangre serìa y me fuese en las palmas
de tu labor y en tu boca de mosto.
Tu entraña fuese y serìa quemada
en marchas tuyas que nunca màs oigo,
! y tu pasiòn que retumba en la noche,
como demencia de mares solos !


! Se nos va todo, se nos va todo !

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada