lunes, 4 de julio de 2016

Ernesto Sábato

Ni el amor, ni los encuentros verdaderos, ni siquiera los profundos desencuentros, son obras de la casualidades sino que nos están misteriosamente reservados.
Ernesto Sábato

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada