sábado, 2 de julio de 2016

Benjamin Shine

El talentosísimo artista británico Benjamin Shine no usa nada más que tules, una plancha y una pared en blanco para crear sus cuadros, con increíble profundidad, sentimiento y detalle.



En su última exposición en Australia, “El baile”, Shine utilizó más de 200 metros de tul para crear obras espectaculares. Cada detalle de las piezas se hizo a mano, incluyendo el plisado, las capas y la costura, y a veces utilizando incluso una plancha. Creó escenas realistas y retratos llenos de luces y sombra, que desde lejos parecían estar pintados cuidadosamente con la mejor técnica en pintura, pero que cuando te acercabas, se observaba increíbles figuras elaboradas a partir de rollos de tela de tul doblada. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada