martes, 12 de julio de 2016

Anthony De Mello


Dios danza Su creación.
Guarda silencio y mira la danza.
Simplemente, mira: una estrella,
una flor, una hoja marchita,
un pájaro, una piedra... Cualquier fragmento de la danza sirve. Mira.
Escucha.Huele.Toca.Saborea.
Y seguramente no tardarás en verlo a El, al bailarín en persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada