sábado, 18 de junio de 2016


Todos los días son buenos para comenzar a descubrir sonrisas, hermosas manos hábiles, actos valiosos, espíritus valientes, luchadores incansables...

Cada ser humano tiene un valor especial, un don divino
que recibe al nacer y que si se descubre, puede utilizarlo
para su beneficio y para el de los que le rodean...

Hagamos un alto en nuestra prisa diaria, miremos el interior
de nuestros hermanos y aprendamos a valorarlos por lo que son
y no por lo que quisiéramos que fueran...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada