sábado, 18 de junio de 2016

Razón de lágrimas - Luis Cernuda

La noche por ser triste carece de fronteras. 
Su sombra en rebelión como la espuma, 
rompe los muros débiles 
avergonzados de blancura; 
noche que no puede ser otra cosa sino noche. 

Acaso los amantes acuchillan estrellas, 
acaso la aventura apague una tristeza. 
Mas tú, noche, impulsada por deseos 
hasta la palidez del agua, 
aguardas siempre en pie quién sabe a cuáles ruiseñores. 

Más allá se estremecen los abismos 
poblados de serpientes entre pluma, 
cabecera de enfermos 
no mirando otra cosa que la noche 
mientras cierran el aire entre los labios. 

La noche, la noche deslumbrante, 
que junto a las esquinas retuerce sus caderas, 
aguardando, quién sabe, 
como yo, como todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada