viernes, 24 de junio de 2016

Descubriendo la meditación


No hay esfuerzo en la meditación

por José Manuel Martínez Sánchez

No hay esfuerzo en la meditación. Al ver esto, la luz aparece sola. Sólo sé consciente de ti, respira, observa todo tu ser, déjate llevar, sencillamente, de forma natural, y todo llega. A veces sentimos que conocerse a uno mismo puede resultar una tarea ardua y costosa, pero es precisamente todo lo contrario. Cuanto más impedimentos pone nuestra mente, más nos alejamos de esa sencilla realidad que consiste en establecerse únicamente en el ahora con todo el ser. No tenemos que hacer nada, la vida funciona sola, hagamos o no hagamos lo que pensamos que tenemos que hacer, el hacer es sólo una ilusión que creemos realizar, es la ilusión del ego, la de un ‘alguien’ que realiza. 

El ser siempre está ahí y observarlo, sentirlo, respirarlo, es ya la mayor realización. Posiblemente somos muy exigentes, se espera una transformación radical, unas circunstancias completamente idóneas para lograr el anhelo de la felicidad, pero todo eso no es real: la única cosa idónea es que tú estés presente en este momento, despierto en ti mismo y consciente de lo que sucede. Si eres consciente, eres libre; y si eres libre nada te puede impedir ser lo que eres: ahora, aquí, en este preciso momento. 

La visión total
Dijo el maestro zen Dogen que “nada se aparta ni se queda fuera del universo en este preciso momento”. El ahora es lo que se muestra siempre, lo demás son imágenes en el ahora. Este momento nunca se fue ni hemos de esperarlo, pues, totalmente limpio, trasparente, comprende todo comprender. Hablamos de un ‘comprender’ en su sentido más etimológico, como algo que de forma directa es atrapado (como el koan o acertijo que se nos desvela espontáneamente, al abandonar el intento de comprender), que está ahí, tras el velo de la mente, la vista o los demás sentidos y emociones vinculadas. 

Desde cualquier plano la visión es exacta si los ojos miran la verdad del instante que surge. Se habla entonces del correcto mirar, de la visión o contemplación atenta. No hay otra comprensión que el comprender mismo de ‘lo que es’. Así, la flecha que lanza el arquero queda sujeta en el centro de la diana, ‘comprende’ la diana y su atención va directa a ella. Desde el momento en que apunta con el arco y lanza la flecha, ya ha visto, ha ‘aprendido’ la dirección de su intención. No es el arco el que apunta, no es la flecha la que realiza la acción, es la quietud atenta del arquero la que exhala el movimiento certero. “Transforma tu cuerpo entero en visión, hazte mirada”, expresó el poeta místico Rumi. Entonces la distracción, el temor, el mundo ilusorio, no pueden tocarte, porque todos los sentidos están puestos en la verdad que acontece, todo sirve a ello: al ahora. 

El arquero es el arco, la flecha, la diana… y al mismo tiempo no es ninguno de ellos, ni él mismo. Esa es la entrada en la vacuidad, el sendero del alma, la ‘nube del no-saber’ a la que se refirió aquel místico anónimo de hace muchos siglos. La nube, siempre clara e impalpable, que recorre el cielo del Ser. 

Mística y meditación
La comprensión del Ser es sencilla. No es mental ni intelectual, aunque la mente o el intelecto acaso puedan atisbarlos, en su intento por ‘atrapar’ la esencia que resopla en torno a ellos, en la base misma de su existencia. Más allá de la comprensión aparece la visión, cuando es abandonada la mirada mental y surge la mirada total y unitiva. Se habla del ‘arrobamiento’ místico al referirnos al conocimiento de lo aparentemente imposible de conocer, lo trascendente, lo divino. No hay conocimiento que pueda ser expresado con palabras cuando el conocer supera las dimensiones de su comprensión. Entonces somos absorbidos por la vivencia ‘aniquiladora’, aquella que extingue el ‘ego’, el deseo de (yo) alcanzar algo, y somos, sencillamente, tomados, tocados, arrojados, por esa vivencia sin límites que desborda de paz el río anegado de nuestras mentes, pareciendo un exceso incontrolable que se trasforma en infinita y conciliadora armonía. 

La experiencia mística no es una meta, no es un fin a buscar en la meditación, pues ésta quedaría desvinculada de una búsqueda sincera y sin expectativas de por medio. La experiencia mística surge, aparece, cuando el ‘yo’ es abandonado y ‘algo que observa’ se encuentra de pronto frente al Ser, en el Ser, sin saber cómo llegó hasta allí, lleno de gratitud y en la Gracia morando, elevándose a las alturas de su felicidad, en una dicha espontánea que le inunda de paz y amor. No es, como digo, una experiencia, ni otra cosa que probar. Llega cuando el Ser ve abiertas las puertas sinceras del alma que se entrega a su silente llamada. Es el samadhi, el nirvana, el satori, el arrobamiento, o el simple vivir. No es un lugar a donde ir, es la mirada puesta en el Ser, nada más. 

Ahora es el único momento
Al encender la mecha del silencio, estalla la paz. Allí donde miremos, ya sea dentro o fuera de nosotros mismos (¿acaso puede mirarse fuera?) es el alma lo que vemos. El alma todo lo comprende, pues está en todas las cosas, sin diferencia, sin separación. Consagrarse a la unidad de la vida, a la integración del universo en el punto más íntimo de tu corazón, es comprometerse con el misterio, que como semilla del árbol sagrado, sirve los frutos de su verdad omnipresente. El pan que tomamos y que nos alimenta es como el aire que respiramos o el poema que nos hace volar como sensibles aves de lo etéreo. Meditar no es algo que quede fuera del vivir, no es algo que sólo hacemos con la reverencia excepcional de un acto sagrado. Meditar es vivir. Y el acto sagrado, el más sagrado de todos, es vivir. Sin esfuerzos, sin obstáculos que la mente se ponga, vivir, meditar, es sencillamente estar ahí, donde ahora estamos. Valora este preciso momento como un fruto que otorga el alma y tomarás el fruto más sagrado que la vida pueda darte. Así es cada segundo de conciencia, cada instante de compromiso con la verdad incesante del ahora, cada atenta mirada al Dios que habita en ti. Obsérvalo con todo tu sincero ser y Él te sonreirá tan amorosamente que imprimirá en ti una sonrisa eterna. Hazlo ahora, no lo dejes para luego, porque ‘luego’ no existe. Esta es la verdadera comprensión que ha de instalarse en nosotros, no de modo intelectual sino, sencillamente, de modo vivencial.

Más allá del ego
¿Cómo podría conllevar esfuerzo la meditación? Es muy habitual que la primera vez (o las muchas primeras veces) que nos sentamos a meditar la mente no se siente con nosotros. La mente quiere volar hacia el ego, necesita reafirmar su existencia de alguna forma y por medio de la identificación se da identidad. Pero todo ello forma parte de la ilusión del ‘yo’, de un ‘yo’ individual, separado, que inevitablemente sufre por ello, porque en el fondo de su devenir, busca la unidad. En el aquí, llevando el ego al ahora, éste es despojado de su egoicidad, pues queda sólo la pura observación sin nombre ni forma que poseer, sin distinción alguna entre el veedor y lo visto, en la conciencia no-dual. Llevar el ego al ahora no implica movimiento, solamente es presencia instantánea y, por tanto, intrínsecamente liberadora. El ego queda desmontado cuando el testigo silente aparece, ahí no hay nada que hacer, salvo ser. Si el ego aparece, simplemente se ve aparecer, como las olas, y cuando se va, simplemente, se ve desaparecer. Así, de forma pacífica, sin luchar con nada, todo queda pacificado en el ancho y profundo océano del ser, donde distintos fenómenos aparecen y desaparecen como gotas de un mar infinito e imperturbable que siempre es. 

Silencio interior
El silencio interior nos permite bucear en la mente sin implicarnos con ella, dejándola ser solamente. Ello representa el gran paso a la conciencia, al mundo que se manifiesta en la visión del testigo: despojado de todo inmiscuirse en los hechos de la vida, pues suceden por sí solos. Incluso nosotros, lo que pensamos que estamos haciendo, la acción que consideramos la materialización de nuestro ego, está sucediendo por sí sola, por el mero hecho de que el corazón late o de que el aire es respirado en un proceso que trasciende nuestra voluntad individual: es el hecho del vivir el que ocurre. La vida es plena por sí sola, verla vivir, más allá de nuestras exigencias, carencias o expectativas, nos proporciona una libertad desbordante: porque descubrimos la totalidad apareciendo, espontáneamente, en el espacio y espejo de la omnisciente realidad. Y nada hemos de hacer entonces para serlo todo. 

La eternidad del instante
Si la vida durase un segundo, sería el segundo de nuestra eternidad. Cuando contemplamos un segundo totalmente, representado y actualizando todo el hecho del vivir, cada instante, cada fracción mínima de tiempo es vista con los ojos de la eternidad, del no-tiempo, y entonces nada puede decirse, todo está bien así, porque somos uno con lo que es. Nada falta, nada sobra, la plenitud arriba al punto en que el ahora, quieto, embriagado en lo total sereno y lúcido, es contemplado en lo completo, en la raíz de lo vivo dispuesto y real siendo. La palabra es el espejo, el aire duplicado de la verdad interior, pero el silencio, es el aire mismo reposado y vital que da luz a las palabras o al acto, al surgir o al vaciar lo que soñamos que es nuestro. Al meditar, la vida del ‘yo’ es vista como una película, como un sueño que sucede y que no nos toca, pues no tiene materia ninguna para hacerlo, un sueño bello, misterioso, luminoso, a veces trágico o doloroso, pero sueño, sueño soñado que vemos soñarse y volar en la conciencia. 

La contemplación
La contemplación es un mirar con los ojos de lo real todos los fenómenos vivos que suceden, que nos son y nos encaminan -desde la raíz quieta del presente, inmóvil pero creciendo, silente pero germinando la creación- al milagro del ser en todo lo que aparece. Quizás al meditar estemos buscando a Dios, pero sin duda, estamos viendo con los ojos de Dios. Buscamos lo que somos, y al vernos a nosotros viendo, vemos el mundo, emergiendo, perfecto y verdadero, en la mirada nuestra que lo recorre.  ¿Así que, dónde buscamos realmente? Aquello que buscamos reside en nosotros, nunca lo perdimos, somos eso que, segundo a segundo de eternidad, siempre ganamos completo. Tú eres los ojos de Dios, que en eterna mirada de luz encienden el mundo de amor. 

La búsqueda callada
Buscar, por medio de la mente, es una cuestión de discurso y -como tal- éste se mantiene cerrado en sus propias significaciones e interpretaciones, en sus propias creencias y búsqueda de resultados condicionados por la lógica de su discurrir. Pero existe una búsqueda que va más allá de la mente: la búsqueda callada. Aquella que toma el sendero del silencio para profundizar, desde el abismo de su no-saber, hacia aquello desconocido, que no se puede nombrar o que renunciamos a nombrar, viendo de este modo aquello que existe en lo más recóndito de nosotros. Al entrar en la búsqueda callada, renunciamos a dar nombre, a aferrarnos a una forma, para abrazar a todo el ser desde el ser, libre de etiquetas y de sombras acostumbradas. Supone olvidarse de todo para avanzar, sin agarrarnos del brazo de la mente (ese mapa de creencias que programa nuestro recorrido) y así dar un paso sincero, valiente y completo, por esa región sin tiempo que llamamos ‘ahora’, sin antes ni después, nada más que posada –desposada- en el instante presente que supone todo lo que somos, el acontecimiento siempre inexplorado y en continua viveza del estar siendo. La búsqueda callada es el vehículo más propicio para visionar la conciencia, donde el testigo desaparece y sólo queda lo que es visto: nosotros y el mundo en un mismo plano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada