sábado, 21 de mayo de 2016

Carlos Castaneda, El don del Águila


Ya me di al poder que a mi destino rige.
Y no me aferro ya a nada, para así no tener nada que defender.
No tengo pensamientos, para así poder ver.
No temo ya a nada, para así poder acordarme de mí.
Desapegado y sereno, me lanzaré
más allá del Äguila para ser libre.
Carlos Castaneda, El don del Águila

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada