lunes, 23 de mayo de 2016

Gustavo Adolfo Bécquer

Mientras se sienta que se ríe el alma, sin que los labios rían; mientras se llore, sin que el llanto acuda a nublar la pupila; mientras el corazón y la cabeza batallando prosigan, mientras haya esperanzas y recuerdos, ¡habrá poesía!

Gustavo Adolfo Bécquer
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada