sábado, 28 de mayo de 2016


"Demasiado tarde, siempre, porque aunque hiciéramos tantas veces el amor la felicidad tenía que ser otra cosa, algo quizá más triste que esta paz y este placer, un aire como de unicornio o isla, una caída interminable en la inmovilidad"
Rayuela , capìtulo 2.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada