martes, 8 de marzo de 2016

Feminismo - Liliana Daunes

Andamos / cambiándonos nosotras / para cambiar el mundo. / Guisela López, poeta feminista guatemalteca
Desmercantilizar nuestras vidas, es parte de una opción radical de lucha por 
una munda donde quepan todos los mundos, una munda en la que la palabra
verdadera tenga su lugar. Una munda que elija la paz para solucionar los
conflictos, que sea efectivamente una paz con justicia.
8 de marzo. Una invitación a estar en las calles, para continuar la lucha de
las mujeres por nuestros derechos, y por nuestra libertad. 
Una invitación también a la memoria.
Lucha de mujeres, lucha internacionalista, lucha contra la guerra,
lucha por la justicia, lucha por la dignidad, por la igualdad, 
el placer de las mujeres.
Para quienes hacemos del feminismo una manera de estar en el mundo,
una manera de rebelarnos y de revelarnos, es decir,
una manera de saber quiénes somos y de luchar 
por quienes queremos ser, el 8 de marzo es una jornada de lucha.
Un día de denuncia de todas las opresiones, las que surgen de un mundo
patriarcal, y también las que se relacionan con las muchas maneras de destruir al ser humano que tiene el capitalismo, 
y con la dominación brutal del racismo.
Vivan las luchas de nuestras ancestras! Vivan nuestras resistencias y 
acciones!
Les comparto un poema de la mexicana Patricia Karina Vergara Sánchez
Agua que no se derrama
Desmoronas al mundo,
en tu hacer de cada día.
Parece que sabes que es tu tarea,
más importante que cualquier otra.
Como si al amanecer enumeraras los deberes:
Lavar la ropa.
Patear al patriarcado.
Alimentar a las gallinas.
Acompañar a una amiga.
Traer los víveres.
Silenciar a un misógino.
Coser la falda roja.
Vas por la calle, para el mercado,
detienes, retadora, la mano del acosador
antes de que toque a la niña.
Confrontas
a la que se ha pintado de rubio el cabello,
le preguntas que si no se mira morena en el espejo.
Asistes a misa y le dices al curita ese
que qué panzón está hoy
y qué flacos andan los niños.
Cuando te señalan los corrillos
que por qué eres madre sola
contestas que te tienes contigo.
Cuando te pregunto
que por qué te llamas feminista
qué entiendes tú de la palabra esa,
en esta provincia escondida.
Tú me dices que te imaginas,
que tal vez, que ha de ser,
como cuando hay sed en este pueblo.
Cuando las mujeres acarrean las cubetas de agua,
se ayudan, todas juntas,todos los días
... por el mismo camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada