miércoles, 20 de enero de 2016


Ya me di al poder que a mi destino rige.
No me agarro ya de nada, para así no tener nada que defender.
No tengo pensamientos, para así poder ver.
No temo ya a nada, para así poder acordarme de mí
Sereno y desprendido,
Me dejará el águila pasar a la libertad.

Este bello rezo está tomado del libro el Don del Águila de Carlos Castaneda.
Este rezo es para las horas en que nuestra tarea pareciera ser mayor que nuestra fuerza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada