martes, 27 de octubre de 2015

LAN CUIEN (Luna muerta)

Nuestros ancestros conocían todos los amaneceres, los atardeceres, los solsticios y las lunas. En la naturaleza del universo más allá de las fuerzas positivas existen y conviven las energías negativas, tanto en plantas, animales, personas, lugares, cada pedazo de territorio y habitante de los mismos llevan una carga tanto positiva como negativa en equilibrio, sin embargo existen días o momentos especiales en los que los espíritus negativos tienen permitido salir en su máxima expresión, por ejemplo en determinado hora de la noche, pero aun así en determinado hecho de la naturaleza del universo, como en erupciones de volcanes o en eclipses lunares o solares, estos agujeros con carencia de armonía que son pocos frecuentes en el universo, pueden ser peligrosos o beneficiosos para el pullig de las plantas animales, personas y demás seres que integran el ichro com monguen o ichrofill monguen, dependiendo de la susceptibilidad de cada uno, exponerse a éstas energías pueden ser tremendamente negativas si el pullig esta distraído y débil, llegando a enfermar atrayendo energías negativas al calul (cuerpo) pero también es cierto que es una oportunidad muy positiva para aquellos Calcu (entes dominadores de energías negativas) que desean fervientemente captar energías negativas para manipularlas y “hacer daño” a sus enemigos.
“Cuando era niño mis abuelos y mis padres muchas veces nos prohibían mirar la luna roja o la luna muerta, porque decían que era malo”.
Si bien es sabido que el concepto de malo y bueno tiene más relación con el mundo y pensamiento occidental, en nuestro caso lo que nuestros abuelo quería decir era que esas energías nos podían hacer daño, que niños pequeños y mujeres dadoras de vida éramos más susceptibles de ser cooptados por ellas, y no era miedo sino conocimiento y respeto por sus efectos.
El universo es un gran Ruca (casa) donde habitan energías positivas y energías negativas, eso sostenido por un equilibro, una armonía y nosotros como Che (seres humanos) no somos capaces de ser dominantes de todas esa energías, nuestros ancestros conocían y sabían de esos momentos.
 PUEL MAPU

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada