sábado, 1 de agosto de 2015


Imagina que pierdes las gafas en mitad de una multitud
que ves a todo el mundo cantar una canción que tú no conoces
que se te borran todos los mensajes poco a poco, y al azar
que te dejan en mitad de Madrid y le cambian el sentido a todas las lineas de metro
que tus canciones favoritas empiezan a sonarte desconocidas
que te leen tus poemas, y no entiendes de quién hablan
que te sueltan en mitad de otra vida con los ojos vendados y un mapa de mentiras
que tus amigos, de repente, no saben ni oírte ni entenderte
que un día despiertas, y se te han desordenado todas las fotos
que miras al espejo, y no reconoces lo que ves.
Así me siento yo,
desde que tú no me miras.
Pablo Benavente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada