domingo, 9 de agosto de 2015


"El mundo se movía frenéticamente y lo único que permanecía inmerso en la quietud era una pequeña mariposa. Luego la mariposa comenzó un frenético vuelo, y el mundo quedó inmerso en una profunda calma". 
Emanuel S. H. Marín

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada