sábado, 22 de agosto de 2015


EL CAMINANTE 

"No me preguntes
Qué es la salvación 
O dónde encontrarla, 
No soy investigador, sino sólo poeta...
Vivo pegado a esta tierra.
Ante mí fluye el río de la vida...
Llevando en su corriente
Luz y sombra, bien y mal,
Ganancia y pérdida, lágrimas y risas,
cosas que se entremezclan
¡Y se olvidan!
Sobre sus aguas
El alba llega con profundos matices,
El ocaso extiende su velo carmesí,
Y los rayos lunares caen como el suave tacto de una madre.
En la noche oscura
Las estrellas elevan sus oraciones;
Sobre sus olas
La madhuri ofrece sus dones,
Y las aves destilan sus cantos.
Cuando al ritmo de las olas
Silencioso baila mi corazón,
Entonces en ese ritmo
Están mis límites y mi libertad.
No deseo conservar nada
Ni aferrarme a nada.
Desatando los nudos de la unión y la separación,
Quiero flotar con el Todo,
Alzando mis velas al viento flotante.

¡Oh gran Caminante!
Para ti se abren los diez caminos
En los confines de la tierra,
No tienes templo, ni cielo,
Ni extremo final.

A cada paso tocas el sagrado suelo.
Caminando a tu lado, ¡Oh, Incansable!
Encuentro la salvación
En el tesoro del camino.
En luz y sombra,
En las páginas siempre nuevas de la creación,
En cada nuevo momento de disolución
Resuena el ritmo de tus danzas y canciones".

Rabindrhanat Tagore

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada