lunes, 24 de agosto de 2015

¿Cuánto tiempo puedes permanecer alejado de la realidad sin enfrentarla? ¡Crees que los problemas se irán solos con el paso del tiempo! Sin que hagas nada… con el olvido… con tu indiferencia. No es la forma de aprender… trascender… evolucionar… y créeme… esa realidad seguirá estando ahí. Si te sientes impotente para solucionar tus problemas… estás negando tu propia divinidad... tus dones… tu fortaleza… tu sabiduría… tus aptitudes… tu totalidad… tu propia esencia. Cuando no encuentras las formas de sanar pensamientos y emociones que te ayuden a modificar esa realidad indeseada… pide iluminación… discernimiento… pero hazlo con un deseo sincero de cambiar… de modificar lo que hay en ti. Ello te ayudará… pero no hará la alquimia completa. La verdadera sanación espiritual la harás tú ¡es tu espíritu!... es tu libertad y son tus herramientas las que debes utilizar. Sal a la vida… transmuta tus flaquezas… tus debilidades… reconoce en ti todo el poder del que has sido dotado… que estuvo… está y estará. El que no los veas… es solo porque tu visión es limitada… por tu propia negación de lo que eres. Empieza a ver con los ojos del espíritu… esa es tu verdadera visión… verás las cosas más claras… sencillas... y nada te afectará.

Extracto de la segunda parte del libro "Ignacio Rivas y sus Mensajes de Dios"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada