sábado, 4 de julio de 2015

La humedad del aguacero
no se ha desvanecido aún.
De las agujas de los cedros
la bruma asciende, tenue cómo un velo,
al caer la tarde de otoño.
Jôô

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada