martes, 2 de junio de 2015

Nigeria Aprueba Ley que Criminaliza la Mutilación Genital Femenina - VANESSA RIVERA DE LA FUENTE

El presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, firmó un proyecto de ley que tipifica como delito la mutilación genital femenina, una práctica quese cree afecta alrededor de 19,9 millones de niñas y mujeres en el país.Los expertos esperan que la medida tenga un efecto dominó en otros estados africanos donde la práctica es frecuente.
La Ley prohíbe la circuncisión femenina o mutilación genital y la expulsión forzada del hogar. También prohíbeel abandono de cónyuge, hijos y otros familiares a cargoy sin sustento y otras prácticas tradicionales nocivas vinculadas a la violencia de género.
Esta legislación histórica está siendo aclamada como un paso importantepara el país más poblado de África, pero también los expertos esperan que tenga un efecto multiplicador potencial sobre los otros 26 países africanos que tienen poblaciones significativas las mujeres sometidad a la práctica.
Un Ejemplo para Toda Africa
La decisión de Nigeria de prohibir la mutilación genital femenina (MGF)envía una poderosa señal no sólo dentro de Nigeria, sino a  toda África, según J. Peter Pham, director del Centro de África en el Consejo del Atlántico“Nigeriasólo por el gran tamaño de su poblacióntiene el mayor número absoluto de casos de MGF en el mundo, dijo. Agregó que el proyecto de ley ahora penaliza efectivamente un porcentaje significativo de la MGFen el continente africano“No se puede sobrestimar el impacto de cualquierdecisión de Nigeria en el continente
Se estima que más de 125 millones de niñas y mujeres en todo el mundo han sufrido algún tipo de MGF, y la mayoría se concentra en 29 países, la mayoría, excepto dos, en África, según un estudio de 2013 del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).
La MGF, también conocida como o circuncisión femenina, es un procedimiento en el cual la totalidad o la mayor parte de los genitales externos femeninos son removidos o alterados quirúrgicamente por razones no médicas. El procedimiento no ha documentado beneficios para la salud y se considera una violación de los derechos humanos de las niñas y mujeres por organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud.
A pesar de los esfuerzos internacionales para derrotar a la práctica, la MGF tiene altas tasas de prevalencia, con más del 95% en países como Somalia, Guinea, Djibouti y Egipto. En Nigeria, que tiene una población de 175 millones, la prevalencia nacional se estima en alrededor de 27%, 
La prevalencia continuada del procedimiento es el resultado de factores culturales y sociales profundamente arraigadas. Esto ha supuesto un reto tanto para lor organismos de salud y activistas de derechos humanos internacionales como para los agentes nacionales y locales que han tratado de poner fin a la MGF.

La Comunidad debe Involucrarse
Los activistas han advertido de que si bien la ley es un enorme paso en la eliminación de la MGF, no va a cambiar las altas tasas de prevalencia del procedimiento en Nigeria – o el resto del continente – de un día para otro.Por mucho que la legislación envía un mensaje claro y proporciona a activistas un marco legal para sus accione y para pedir cuentas al gobierno al respecto, la criminalización de la práctica todavía tiene sus limitaciones, de acuerdo con Stella Mukasa, directora de género, violencia y derechos en el Centro Internacional para la Investigación sobre la Mujer.
“A pesar de las garantías jurídicas son un paso importante para poner fin a la MGF, que no son suficientes para eliminarlo”, escribió en un comentario para el diario británico The Guardian. “Poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas requiere una inversión, no sólo leyes escritas en los libros de estatutos.Es por esto que tenemos que destacar la participación de la comunidad, con miras al cambio de las normas sociales, como un componente crítico de la erradicación de la MGF “.
El reto de cambiar las normas sociales se ha subrayado en el caso de otros países africanos como Egipto, donde la prevalencia de la MGF se reveló aproximadamente en un 92% entre las mujeres casadas, a pesar de la práctica está prohibida desde 2008.
Más de la mitad de las mujeres encuestadas por el gobierno egipcio dijeron que seguían estando a favor de la MGF porque lo vieron como estar en conformidad con sus tradiciones culturales.

Fuente:  para IBT
Adriana Kaplan, antropóloga experta en mutilación genital, advierte que: “Una ley jamás va a cambiar una realidad. Una ley te da un marco jurídico a partir del cual trabajar. Es un tema fundamentalmente de educación, educación en valores y en derechos humanos.”
“Guinea 15 años más tarde de haber promulgado la ley (de prohibición) seguía con un 99%. Nos hace cuestionar que si promulgamos una ley y ya nos quedamos tranquilos sin hacer nada, y quienes son los actores claves de este cambio y el discurso a quien lo estamos presentando, si lo vendemos únicamente a Occidente o a los financiadores y en el terreno no está cambiando.”
“Es muy difícil aplicar la ley cuando tú eres “parte de”. Los gendarmes de Senegal me decían “¿qué hago, meto presa a mi madre, a mi hermana, a mi mujer?””

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada