martes, 19 de mayo de 2015


Nuestro concepto básico de recuperación que nunca pierde su poder para obrar milagros es el concepto llamado aceptación.
No logramos la aceptación en un momento. A menudo tenemos que pasar por una miriada de sentimientos, a veces ira, vergüenza, lastima de uno mismo o tristeza. Pero si la aceptación es nuestra meta, la lograremos.
¿Que cosa es mas liberadora que reírnos de nuestras debilidades y sentir gratitud por por nuestros puntos fuertes? . Es llegar a conocer el paquete completo que llamamos “nosotros” - con todos nuestros sentimientos, pensamientos, tendencias e historias - merece la aceptación y nos trae sentimientos de curación.
Aceptar nuestras circunstancias es otra cura milagrosa. Para que cambie algo o alguien, primero debemos aceptarnos a nosotros mismos, a los demás y a las circunstancias exactamente como son. Luego, necesitamos ir un paso más allá. Necesitamos sentir gratitud por nosotros mismos y por nuestras circunstancias. Añadimos un toque de fe diciendo: “ Sé que así es exactamente como deben ser las cosas por el momento”. 
No importa cuánto nos compliquemos, lo básico nunca pierde su poder para devolvernos al sano juicio.
“Hoy, Dios mío, ayúdame a practicar el concepto de la aceptación en mi vida. Ayúdame a aceptarme a mí mismo, a los otros y a mis circunstancias. Llévame un paso más allá y ayúdame a sentir gratitud”.

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada