domingo, 3 de mayo de 2015

Lo que percibes es un sueño.
Esto solo lo sabe tu corazón, el centro de ti,
el que está en contacto con la verdad. 
La verdad no es pensable con el pensamiento concreto.
No tiene forma ni color, ni viene y se va. 
No es variada ni múltiple, no hay niveles en la realidad,
La verdad es unidad, la verdad es amor, la verdad es ser.

Cada vez que sientes tu plenitud, tu relación con el ser,
aparece el discernimiento en tu mente.
Vas reconociendo que lo que percibes no puede ser verdad,
pues la verdad es presencia en tu corazón.

He sentido el amor verdadero,
por tanto lo que veo no puede ser verdad.
Lo que veo solo es producto de lo que creo,
no de la verdad.
Entonces, el corazón libera a la mente de su sueño, el ego,
tal como la mente libera al corazón de su prisión, el temor.

Jorge Lomar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada