lunes, 11 de mayo de 2015


El joven Arturo, antes de despedirse, le preguntó a Merlín:
¿Qué es el amor?
Merlín respondió:
El amor es el fuego que disuelve las impurezas 
dejando sólo lo verdadero, lo real.
Sin embargo, mientras haya un ego no se podrá amar verdaderamente.
Lo que los mortales consideran amor está destinado a desaparecer.
Ese es un amor que viene y va
que se transfiere de un objeto de deseo a otro.
Si sus deseos se ven obstaculizados
se transforma rápidamente en odio.
El verdadero amor no puede cambiar,
no tiene nada que ver con un objeto
y no puede convertirse en otra emoción
En primer lugar, porque no es una emoción.
Para obtener una vida plena de amor
debes primero modificar el rumbo de tu vida
y el amor que va en busca de lo impuro, y quemarlo.
Los mortales vagan de un modo febril, inquieto y deseoso de amor
pero cuando el ego dice “te amo”
es solo una afirmación de dominio y posesión y no de amor.
Quien realmente ha aprendido a amar
es despojado de todo egoísmo
y en ese momento comienza una experiencia totalmente diferente.
¿Cómo se hace? Preguntó Arturo
Un día, cuando te canses de esta fiebre que te mantiene inquieto
aprenderás a confiar en el amor sin condición.
Y cuando pongas tu confianza en el amor,
entonces podrás ver una pequeña luz en tu corazón.
Esta luz te guiará y te salvará.
Al principio será del tamaño de una chispa,
luego como la llama de una vela
y, finalmente, un incendio,
que quemará en ti todo lo que te separa del amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada